« Volver al blog

El destino final de la ropa

Mujer realizando corte de tela

· Moda rápida y sobreproducción.
· Liquidación de stock.
· El reciclaje como solución.

Las tiendas están llenas de ropa y complementos, los stock a rebozar y no se compra todo lo que se produce. ¿Qué se hace con toda la producción que no se vende en las tiendas? La ropa recorre varios caminos una vez sale de la fábrica. Su primera parada son los comercios, pero no toda la ropa es adquirida por los clientes. El recorrido que sigue a partir de este punto es lo que se estudiará en las siguientes líneas. Uno de los principales motivos por los que tanta ropa es descartada, es que se produce demasiada cantidad y la población no esta preparada para recibir tanto. Finalmente, una pequeña solución, tanto para la ropa que no se vende como para la que ya ha sido usada, es el reciclaje.

Moda rápida y sobreproducción

En la actualidad, la industria de la moda va muy rápido. La moda y sus colecciones están continuamente cambiando, y esto conlleva que muchos diseños se queden obsoletos en un periodo muy corto de tiempo. “A mediados de la década de 1990, la manera en que las tiendas de moda de las grandes ciudades distribuían las temporadas para la venta al cliente experimentó una transformación sin presedentes, conocida como -fast fashion- Se rompió con la distribución tradicional de las temporadas anuales y se apostó por un nuevo calendario, con temporadas más cortas y más frecuentes” Toby Meadous. Crear y gestionar una marca de moda.

En el calendario comercial de la fast fashion podemos encontrar, además de las temporadas principales, colecciones para las fiestas de navidad 0 para el fin del verano, colecciones especiales y alguna otra más. Esto quiere decir, que a lo largo del año nos podemos encontrar más de cuatro colecciones anuales, Debido a todas estas colecciones, la modas está continuamente cambiando, por lo que la ropa se queda «pasada de moda» muy pronto. En consecuencia, estos cambios de moda provocan que la sociedad invierta mucho dinero en comprar grandes cantidades de ropa que pronto dejarán de usar. Cada vez consumimos moda de manera más compulsiva. A menudo se debe hacer espacio en
los armarios para colocar la nueva ropa, que pronto también desplazaremos para ocupar su lugar con otra diferente y a la moda. La moda rápida, más que un comportamiento social, es una adicción por comprar y deshacemos rápidamente de la ropa vieja para comprar más y estar siempre a la última.
«En la actualidad impera la moda rápida, la obsolescencia planificada, la ignorancia y los deshechos» Sass Brown. Eco Fashion.

Es necesario pensar en cambiar esta filosofía del usar y tirar, y ser conciente de sus nefastas consecuencias, para poder contribuir en un consumo más responsable, tanto como con el medio ambiente como con la sociedad. “Nuestra cultura está basada en el consumismo y en el deseo de poseer ”lo último”, y este anhelo no va a cambiar, está profundamente arraigado en nuestra actual forma de vida. Por tanto, la clave para alcanzar un futuro sostenible se basa en encontrar una forma de satisfacer el estilo de vida de nuestra sociedad de un modo más constructivo.” Diseño Eco-
experimental.

Viendo la cantidad de ropa que se produce, y sabiendo que mucha ni siquiera sale de las tiendas, siendo conscientes además de que después de usarla durante poco tiempo acaba en la basura, es crucial plantearse si es necesario fabricar tal ingentes cantidades de productos de moda. Teniendo en cuenta que los recursos del planeta son limitados, es importante buscar soluciones. Modificar esta actitud consumista y pensar en procesos y fabricaciones sostenibles es un camino que debemos recorrer. “La eficacia es una cualidad ecológica que reduce la energía utilizada en la fabricación, el transporte o uso de productos” Diseño Eco-experimental.

Liquidación de stock

Víctima de la velocidad del cambio de la moda, y el ritmo que impone la economía y la cultura del consumo, el ciclo de vida de las prendas es cada vez más corto, y su paso por las tiendas cada vez más fugaz. ¿Qué pasa con los restos de colecciones que quedan en el stock de las tiendas al final de las rebajas? El destino más inmediato son las tiendas outlet que muchas grandes firmas poseen. En el outlet, se venderán restos de series, artículos de temporadas anteriores y prendas con taras. En estas tiendas, las prendas tienen un precio equivalente a cuando están en rebajas e incluso inferior. Una prenda puede permanecer en el outlet hasta que se liquide.

A continuación, la ropa que tampoco se vende en los outlets puede seguir varias direcciones. Si se reúnen algunos requisitos, un comprador de stocks podría hacerse con esta mercancía y buscarle un último destino, por ejemplo, vendiéndola al peso en África subsahariana.

Desde el canal minorista comercial, o pequeñas empresas que no cuentan con outlet, cuando una prenda no es vendida durante las rebaJas, puede ir al mercadillo. Si se trata de un volumen importante de productos puede venderse a distribuidores en África o en países del este. En ocasiones, los fabricantes condicionan para que se eliminen sus etiquetas de las prendas.

No es común, y tampoco éticamente responsable que la ropa sea destruida. Destruir es caro y debe llevarse a cabo por una empresa capaz de aplicar un tratamiento de residuos. Debido a esto, una de las soluciones más comunes es regalar el sobrante a una ONG.

Es imposible no plantearse ciertas dudas sobre el destino final y real que tiene las prendas, pero la sociedad debe ser consciente de los problemas que padecen y defender unos principios de sostenibilidad. Tirar la ropa a la basura, destruirla o quemarla no son prácticas éticas ni responsables y debemos evitarlas a toda costa.

Otros datos que se deben tener en cuenta, a parte de los sobrantes de prendas de industria, son las grandes cantidades de ropa que desecha la población una vez usadas.

»Durante 2009, los habitantes del Reino Unido tiraron a la basura más de dos millones de toneladas de ropa de moda rápida que solo usaron una media de seis veces. Las montañas de plástico y de ropa de poliéster sintético desechadas acabaron en los basureros africanos, donde no se descomponen» Sass Brown. Eco Fashion.

»El estadounidense medio tira a la basura unos 31 kilogramos de ropa y de tejidos al año, de los cuales alrededor del 85% va destinado a los vertederos» Sass Brown. Eco Fashion. “A nivel estatal, la recogida de residuos textiles identificada en el año 2019 ascendió a 108.296 toneladas” Modare.org
Según los estadistas, cada español se deshace cada año de unos siete u ocho kilos de ropa. En los últimos años, las ONG, generalmente encargados de la recuperación u reciclaje de ropa, han comenzado a colaborar con comunidades autónomas, ayuntamientos y otras entidades, para que depositar nuestra ropa en un contenedor sea una tarea más fácil.

La ONG HUMANA, que trabaja en España desde 1987, ha hecho una apuesta basada en el reciclaje de ropa reciclada para obtener recursos económicos para poder destinar a los proyectos de cooperación internacional. La ropa recogida de los contenedores repartidos por la geografia española se clasifica en tres grupos: ropa de primera calidad que se vende en tiendas de segunda mano. Ropa que se envía a las sedes de HUMANA en países africanos (una parte son donaciones y la otra se venden a muy bajo precio a comerciantes locales). Y el último grupo de ropa en mal estado y deteriorada se venden a empresas de reciclaje textil. HUMANA realiza tres funciones esenciales para el medio ambiente. Reduce el numero de ropa usada que iría al vertedero, reutiliza la mayoría de ropa que se desecha y recicla el textil de la ropa en mal estado.

Otras organizaciones que contribuyen en el reciclaje de ropa son: Traperos de Emaús, la Cooperativa Ropa Amiga, Cáritas, AERESS, Un SOL MÓN (vinculada a la Caixa Catalunya) la fundación Alianza para el Desarrollo, la Educación y la Cultura, además de muchas otras.

El reciclaje como solución

La ropa de la que nos deshacemos después de usarla, junto con los sobrantes de prendas de las cadenas de consumo, constituyen una inmensa cantidad de tejidos que muchas veces acaban en los vertederos. Es necesario conocer y tener en cuenta que todos esos materiales son susceptibles de ser reciclados. Se pueden crear grandes diseños rediseñando y reciclando. Cada día se desecha más ropa usada, porque la gente la desecha más rápidamente y está menos deteriorada, siendo más reutilizable.
Son muchos los jóvenes diseñadores que apuestan por el reciclaje, realizando colecciones muy originales, únicas y respetuosas con el medio ambiente. A continuación, veremos una pequeña selección de artistas, diseñadores y empresas y también lo que están haciendo en el mundo del reciclaje.

La empresa TEXLIMCA es especialista de reciclaje textil en la Comunidad Valenciana. Plantea soluciones efectivas a los residuos textiles, el fomento de la protección del medio ambiente, la contribución al crecimiento económico y el compromiso social del sector. La cadena Marks & Spencer lanzó en el año 2007 una colección de ropa de niño hecha a partir de botellas de plástico. El plástico de botellas es un material al que se está recurriendo en moda, creando prendas nuevas a partir del reciclaje.

La firma británica Goodone manufactura ropa de calidad a partir de tejidos reciclado Tienen un gran empeño en que a ropa que creen no parezca reciclada, por lo que primero, destruyen totalmente la ropa original, y luego la reconstruyen con nuevos patrones y combinaciones. El diseñador Martín Margiela lleva muchos años dedicados a dar utilidad a las prendas que ya no queremos. Gary Harvey, ha hecho colecciones de moda de alta costura con ropa reciclada como, vestidos hechos con viejos jeans, con camisetas hawaianas, con gabardinas, con chaquetas deportivas viejas y vestidos de novia hechos con otros vestidos de novia viejos.

Son muchos los casos en los que vestidos de novia fuera de temporada son manchados o pintados a propósito para que no sirvan como tales, y poder venderlos a un precio muy inferior sabiendo que no serán utilizados como vestidos de novia. U Roads recicla materiales desechados para confeccionar zapatos y botas. Confecciona flecos y suelas con neumáticos de caucho usados, y cueros, papeles y otros materiales reciclados. Angela Jonson crea a mano atrevidos vestidos de promoción y de baile con camisetas recicladas. Demano crea bolsos con materiales publicitarios procedentes de exposiciones festivales y eventos culturales, confeccionados con poliéster y PVC. Frau Wagner combina en sus vestidos ropa de deporte dinámica, uniformes y camisas de hombre con la gasa y el organdí.

Josh Jakus diseña bolsos creados con fieltro industrial reciclado y los moldea en formas arquitectónicas. TRAIDremade utiliza prendas estropeadas y manchadas y las remodela en diseños exclusivos remendando, troceando y estampando. Ion Fiz utiliza tejidos sostenibles como sacos de café de yute reciclados y lino ecológico para crear diseños de inspiración colonial.

Definitivamente, el reciclaje es importante. Además, con el reciclaje de textiles para moda se contribuye a que la industria sea más sana y sostenible. Es necesario que la sociedad sea consciente del problema que supone tirar ropa a la basura y la contaminación que esto provoca. Reciclar nuestra ropa o customizar es una buena solución. Somos una sociedad consumista y es necesario empezar a valorar la calidad en lugar de la cantidad. Controlando el consumo, reciclando y reutilizando, se contribuye en la tarea de crear un mundo más sostenible.

Bibliografía